Hace un año decidí dar un cambio en mi alimentación y en mi modo de vida: me hice vegetariano. Empecé también a valorar mi consumo, tanto a nivel alimentario como en el día a día. Descubrí las realidades que existen detrás de la explotación de los otros animales no humanos, y las condiciones en las que me beneficiaba de ellos como un producto más. Una realidad tan obvia y tan normalizada, que me hizo cambiar por completo los esquemas que había seguido hasta ahora. Muchas veces había pensado y cuestionado, pero nunca di el paso de ir más allá, de querer ser consciente, siempre intentaba mirar hacia otro lado. Ahora sé que es una de las mejores decisiones que he tomado: mirar de frente, y hacer algo.

Marta y Bat
Marta y Bat

Conocí a Marta y a su familia: Bat, Tánger, Congo y África. Bat, un mastín-pastor alemán rescatado de una protectora en la que solo podía pasear treinta minutos al día y compartía una jaula de 2×2 con su hermano. Tánger, Congo y África, tres felinos que habían sido abandonados en un contenedor. La convivencia con ellos me hizo entender y convencerme aún más, de que existe un problema muy grave con el trato hacia los demás animales no humanos, un problema llamado especismo.

La pérdida de Bat hace menos de un año, después de pasar un proceso de quimioterapia sin poder superar su enfermedad, el vacío que Marta sintió y siente en su vida, la tristeza de sus hermanos felinos al notar su ausencia, y el amor que yo tenía por él, me hicieron decidirme a proponerme un reto y poder ayudar a otros animales que tienen la oportunidad de pasar sus días lejos del sufrimiento que les ha tocado vivir por ser catalogados como animales de consumo o de explotación.

Como consumidores, tenemos la opción de escoger, pero también tenemos un derecho, del cual a veces no somos conscientes: el derecho a la información.

Esa información que nos permite saber en qué situación se encuentran y se elaboran los productos que consumimos. Un simple hecho como escoger un abrigo “plumas” sintético o uno de procedencia animal. 

10días10maratones.org donará la totalidad del dinero recaudado a la ONG Santuario Vegan.

Santuario Vegan es una organización de rescate y defensa de animales, víctimas de la explotación (granjas, circos, atracciones turísticas…), el abandono o maltrato. En el Santuario reciben los cuidados necesarios para que tengan una vida digna por el resto de sus vidas. Más de 300 animales de todas las especies: vacas, toros, ovejas, cabras, cerdos, aves, burros o caballos han logrado una segunda oportunidad en un remanso de paz.

Santuario Vegan
Laura dando de comer a los habitantes

Vuestras colaboraciones llegarán al Santuario una vez acabado el reto. Podéis colaborar adquiriendo a través de las donaciones, cualquiera de los 421km de las 10 maratones del reto. 1km 10€.

Cada donación entrará en el sorteo de una tarjeta regalo de El Corte Inglés valorada en 100€. Para participar en el sorteo debes hacer la donación como usuario registrado de la plataforma e indicar que quieres participar en él. El sorteo se celebrará a principios de julio, fecha por determinar.

De todo el dinero obtenido emplearé el mínimo imprescindible para cubrir aquellos gastos que se generen durante el proyecto. En el apartado “CUENTAS CLARAS”, una vez al mes, y para que todos los que participáis en este proyecto sepáis exactamente qué es lo que pasa con vuestras aportaciones, actualizaré las cuentas dónde podréis ver todos los gastos generados y todo el dinero recibido. Aunque lo más importante es recaudar fondos para Santuario Vegan, estoy abierto a colaboraciones que no sean estrictamente económicas. Si crees que puedes ayudar al proyecto de alguna otra forma, por favor, ¡ponte en contacto conmigo! hola@10dias10maratones.org.

COLABORADORES

D O N A R